8 LUGARES PARA DISFRUTAR DEL OTOÑO EN LOS PIRINEOS

8 LUGARES PARA DISFRUTAR DEL OTOÑO EN LOS PIRINEOS

 

Ya ha llegado el otoño, una época que para muchos supone el final de las vacaciones y el retorno a la rutina del trabajo o del instituto/universidad. Asimismo los días son más cortos y hace más frío, por lo que hacer un viaje o una escapada apetece menos a muchas personas.

Sin embargo no es menos cierto que durante el otoño se produce uno de los mejores espectáculos que nos ofrece la naturaleza: el cambio de colores de las hojas de los árboles caducifolios. Durante unas pocas semanas los bosques poco a poco van pasando del verde a los tonos amarillentos, ocres y rojizos, hasta crear una maravillosa sinfonía de colores antes de perder todas las hojas.

Por lo tanto ya no hay excusa para quedarse en casa, porque los colores del otoño en nuestros bosques es un fantástico espectáculo que hay que ver.

A nivel peninsular, algunos de los mejores bosques donde poder disfrutar de los colores del otoño están sin duda en los Pirineos, por lo que en el presente articulo he hecho una pequeña selección de ocho bosques pirenaicos que conozco, distribuidos desde el Pirineo de Girona hasta el Pirineo Navarro, pasando por los Pirineos franceses.

 

Mapa con los 8 lugares de los Pirineos seleccionados

 

Empecemos con la lista

 

 

1-La Selva de Irati (Pirineo de Navarra)

 

 

Embalse de Irabia, Selva de Irati

 

Situada en el Pirineo Navarro, la Selva de Irati es el hayedo-abetal más extenso y mejor conservado en Europa después de la Selva Negra en Alemania.

Sus 17.000 hectáreas son un paraíso para los amantes de la naturaleza y del senderismo, porque existe una amplia red de senderos señalizados que recorren estos parajes.

Uno de sus senderos más emblemáticos es el que rodea el embalse de Irabia, que en otoño permite contemplar en sus aguas el reflejo multicolor de las hayas y abetos.

En fechas recientes (julio de 2017) un sector de la Selva de Irati ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco como parte integrante del bien “ Hayedos primigenios de los Cárpatos y otras regiones de Europa”.

 

2 – La  Selva de oza (Pirineo Aragonés)

 

 

La Selva de Oza

 

En la cabecera del Valle de Hecho, en el Pirineo Aragonés, se encuentra este otro magnifico bosque mixto de hayas y abetos.

La Selva de Oza no es tan extensa como la Selva de Irati, pero en cambio su paisaje es más alpino, con cumbres que superan los 2.500 metros de altura.

A la Selva de Oza se llega después de atravesar la Boca del Infierno, un espectacular desfiladero labrado por el río Aragón Subordán; y desde este punto ya es posible admirar la belleza de las hayas, que llegan hasta el mismo cauce del río.

Una vez en la Selva de Oza el valle se abre y nos ofrece un fantástico panorama tanto del extenso y frondoso bosque como de las montañas que lo rodean.

Varios caminos y senderos se internan por la Selva de Oza, siendo quizás los más destacados la ruta que sube a Aguas Tuertas, la que sube al Ibón de Acherito, y la larga ruta de ascenso al Castillo de Acher, un original pico cuyas formas recuerdan vagamente un castillo.

Sin embargo no todo en la Selva de Oza es naturaleza, porque por la zona hay una destacada concentración de dólmenes, así como los restos de una calzada romana.

 

 

3- Salenques (Pirineo Aragonés)

 

Hayedo de Salenques

 

A los pies de la Maladeta, el macizo más alto de los Pirineos, se encuentra este magnifico hayedo, de dimensiones más reducidas, pero no exento de gran belleza.

El río de Salenques ha moldeado este abrupto y bonito valle alpino, en cuyo curso inferior se localiza el hayedo.

Un sencillo sendero circular señalizado por el Parque Natural Posets-Maladeta se interna por el hayedo, pero  es muy recomendable alargarlo un poco más hasta llegar a la Cascada del Pi. Durante el camino hay posibilidades de encontrarse con algún jabalí, corzo o zorro, por lo que hay que estar atentos y con la cámara a punto.

 

4- Varradòs (Pirineo de Lleida)

Saut deth Pish, Varradòs

 

Varradós es un valle tributario del Garona, el río que vertebra la Val d’Aran, la comarca más septentrional del Pirineo Catalán.

Además de ser la comarca más septentrional de toda Cataluña tiene unas características muy especiales: es el único valle atlántico de todos los Pirineos Catalanes, es decir, las aguas del Garona desembocan en el Océano Atlántico. Esto hace que el clima sea mucho más húmedo que otras zonas de los Pirineos, y por lo tanto también afecta a la vegetación, con una gran presencia de bosques caducifolios.

Varradós  es sin duda uno de los valles de la comarca aranesa donde en otoño es un festival de colores.

En Varradós además de disfrutar de la belleza de los colores del otoño, también es posible admirar el “Saut del Pish”, un espectacular salto de agua de unos 35 m. de altura, formado por 2 cascadas seguidas.

 

5- Parque Nacional de Aigüestortes i Estany de Sant Maurici (Pirineo de Lleida)

 

Valle del Escrita, Parc Nacional d’Aigüestortes i Estany de Sant Maurici

 

El Parque Nacional de Aigüestortes y Estany de Sant Maurici es una de las zonas más emblemáticas del Pirineo Catalán, un espacio natural donde el agua es la gran protagonista, ya que el Parque cuenta con más de 80 “estanys” (lagos).

No obstante las masas forestales son otro de sus muchos atractivos, y en otoño es posible encontrar algunos de sus bosques teñidos de ocre, marrón y amarillo.

Una zona del Parque que reúne muy buenas condiciones para contemplar este espectáculo de colores en otoño es en las proximidades del “Estany” de Sant Maurici, en la cabecera del Río Escrita.

Una de las mejores maneras de apreciar los colores otoñales del Valle del Escrita es a través  de un fácil itinerario señalizado, de menos de 4 km. que parte desde el Prat de Pierró, un gran parking situado a 3,3 km. de Espot, y que en suave ascenso llega  hasta el Estany de Sant Maurici.

 

6- Valle de Ribes (Pirineo de Girona)

 

Sierra de Sant Amand, Vall de Ribes

 

En el Pirineo de Girona se nota que el Mar Mediterráneo està más cerca, pero no por ello los bosques caducifolios desaparecen.

Uno de los lugares del Pirineo de Girona donde realizar algunas rutas para disfrutar de los colores del otoño es en el Valle de Ribes, situado a los pies del emblemático Puigmal, que con 2.909 m. es el segundo pico más alto del Pirineo gerundense.

Una zona del Valle de Ribes que personalmente aconsejo visitar en otoño son los bosques situados en las faldas del Taga y de la Sierra de Sant Amand, con un cómodo acceso por una pista asfaltada que parte desde el pueblo de Bruguera, situado a 5 km. de Ribes de Freser.

 

7- Serra de Madres (Pyrénées Orientales, Francia)

 

 

Mosset, precioso pueblo de la Serra de Madres, situado a los pies del hayedo homónimo

 

La Serra de Madres es un macizo montañoso situado entre los Departamentos franceses de los Pirineos Orientales y Aude,  y cuya máxima altura son los 2.469 m. del Roc de Madres.

En su vertiente oriental, en la inmediaciones del bonito pueblo de Mosset y del Col de Jau, existe un bello hayedo, que es una gozada recorrer en otoño.

Desde el Col de Jau parte una pista no apta para turismos que se interna en el hayedo y llega hasta el bucólico refugio de Callau. Este refugio es una buena base para subir al Roc de Madres, pero hay que tener unas mínimas condiciones físicas, porque el desnivel es casi de 1.000 m.

 

8 – Reserva natural del Bosque de la Massana (Pyrénées Orientales, Francia)

 

Bosque de la Massana

 

El macizo de l’Albera, que hace de frontera entre el Estado español y el Estado francés, es la zona más oriental de los Pirineos,  muy cerca ya del Mediterráneo, bien visible desde los puntos más elevados de este macizo.

Aunque sea de alturas más bien modestas – su punto más elevado, el Puig Neulós, “sólo” tiene  1.257 m. –, es una zona con grandes atractivos:  desde castillos medievales, iglesias románicas, dólmenes, saltos de agua, y por supuesto una gran diversidad botánica y forestal.

Los bosques caducifolios, pese a estar en clara inferioridad respecto los bosques mediterráneos, también están presentes en l’Albera, y uno de sus mejores exponentes es la Reserva del Bosque de la Massana, un precioso hayedo situado en la vertiente francesa, y que destaca por su buen estado de conservación y por su rica biodiversidad.

De todos los bosques mencionados en la presente entrada es el que tiene el acceso a pie más largo y complejo, por lo que dejo este enlace a un itinerario del wikiloc.

 

 

Finalizo con varios enlaces de rutas para realizar en otoño que he publicado en mi blog  (todos los textos están en catalán).

 

 

 

 

 

 

Mi nombre es Dani, y soy el "comunity manager" y demás atributos del blog www.viatgespedraforca.cat , en el que dedico especial atención a mi tierra, Catalunya, que amo con locura. Me considero un poco todoterreno, amante tanto del patrimonio cultural como de la naturaleza, la montaña y el descenso de barrancos.

Related Posts

Comments (4)

  1. Solo conozco el parque Nacional d’Aigüestortes, me han entrado muchas ganas de recórrer todos estos lugares que en otoño tienen que estar espectaculares. Apuntados!

    • Oct 11, 2017

      Hola Anna, no lo tienes muy difícil, porque alguno/s te queda/n relativamente cerca de casa. Saludos

  2. Oct 12, 2017

    Gracias por estas indicaciones. Me ha entrado ganas de ir a todos, pues no conozco ninguno de los lugares indicados.

    • Oct 12, 2017

      Hola Cris, el número 6 está bastante cerca de Bcn, y te sirve de excusa para visitar Ripoll y su fantástico monasterio románico, si no lo conoces. Un fuerte abrazo

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies