Como viajar por el Sureste Asiático en Moto y no morir en el intento

Como viajar por el Sureste Asiático en Moto y no morir en el intento

Cada vez resulta más común, que viajeros con ganas de moverse libremente por los diferentes países del Sudeste Asiático recurran a comprar una moto para andar a sus anchas por estos lares. El lugar indicado para comprar una moto sería Vietnam, pero hemos podido comprobar durante nuestro periplo que en diferentes ciudades o pueblos más turísticos de los países vecinos también es factible. Eso sí, motos procedentes de Vietnam y normalmente de otros viajeros que han acabado su ruta y han decidido recuperar parte de la inversión inicial.

Como llevarlo a cabo

Antes de adentrarnos más a fondo con la experiencia en sí, queremos introduciros en el noble arte de comprar una moto en Vietnam, que es donde lo hicimos nosotros.

Generalmente, las grandes ciudades como Hanói y Ho Chi Minh son el epicentro de este tipo de transacciones, ya que la ruta por el país acostumbra a hacerse de norte a sur o viceversa, aunque también es posible encontrar en otras grandes urbes vietnamitas.

En nuestro caso fue en Saigón (Ho Chi Minh) y la verdad es que resultó bastante fácil y el resultado, después de todo, no fue malo.

Ryoga, nuestra compañera de viaje

Normalmente las zonas más adecuadas para buscar motos en venta suelen ser las frecuentadas por mochileros, ya que, muchos de ellos han acabado su ruta y necesitan venderla antes de que se les acabe el visado o tengan que coger su vuelo de vuelta. También encontrarás muchos locales que tienen talleres con motos listas para recorrer una vez más el país. Se ha convertido en un negocio muy próspero para los mecánicos vietnamitas y también, porque no decirlo, en un quebradero de cabeza para algún que otro aventurero.

Otra opción es a través de diferentes páginas webs o grupos de Facebook de compra/venta. En ellas podrás ver qué hay en el mercado y cuál es el precio medio que se suele pedir para hacerte una idea y que no te den gato por liebre.

Nuestra experiencia

Después de un par de meses y más de 4.000 kilómetros recorridos con nuestra querida Ryoga (una scooter de 110cc) a través del sur de Vietnam, Camboya y gran parte de Laos podemos decir que ha sido una de las mejores experiencias que podíamos haber vivido durante nuestro viaje. No os vamos a engañar, no ha sido todo un camino de rosas, pero la valoración general es muy positiva y volveríamos a repetirlo sin dudar (eso sí, con una moto más potente para poder cargar con dos personas y sus respectivas mochilas).

La ventaja de poder decidir en cada momento que es lo que queríamos ver y hacer fue uno de los factores más importantes a la hora de tomar la decisión (bastante improvisada) de comprar una moto y seguir el viaje sobre ella.

Templos fuera de la ruta preestablecida

Antes de lanzarnos a lo loco con esta idea, debemos decir que teníamos el precedente de nuestro viaje a Indonesia, donde alquilamos una moto durante diez días para recorrer Bali y Lombok, así que ya sabíamos a lo que nos exponíamos a la hora de conducir por las carreteras del Sureste Asiático.

También cabe decir que la idea inicial que teníamos era la de recorrer todo Laos hasta cruzar la frontera con el norte de Vietnam y volver hasta Ho Chi Minh para vender la moto. Sin embargo, las cosas no siempre salen como uno planea y las montañas del norte de Laos nos ‘obligaron’ a cambiar nuestra ruta. Las empinadas cuestas y la potencia del vehículo hicieron que tomáramos la decisión de venderla en Vientiane, muy a nuestro pesar.

Con esto no queremos decir que sea inviable la idea. Hemos conocido a varios viajeros que han seguido con su camino marcado. Normalmente viajaban solos y con motos más potentes (Un factor muy a tener en cuenta si decidieseis embarcaros en un viaje sobre dos ruedas por estos países!).

Kong Lor

Paisajes de la ruta The Loop – Kong Lor

Para tod@s los que os pique la curiosidad de realizar este tipo de viaje os dejamos algunas ventajas y desventajas de la experiencia. (Sí, también hay contras, seamos realistas!)

 Pros

  • La libertad de movimiento y horarios son tus mayores aliados.
  • El coste de los trayectos se reduce considerablemente.
  • Podrás pararte en cualquier parte para contemplar el paisaje, descubrir templos o poblados fuera del circuito habitual.
  • Perderte gracias a Google Maps (esto último, aunque parezca algo negativo, nos dio la oportunidad de conocer pueblos y personas muy acogedoras)
  • Ahorrarte el alquiler de motos en los lugares donde tenías planeado pasar unos días o donde hay circuitos de 3-4 días en moto (tipo The Loop en Thakhek o Bolaven Plateau en Pakse)

Llegarás donde muchos no llegan

Contras

  • Tu trasero se resentirá!
  • Tendrás largas jornadas en las que desearías poder meter la moto en un autocar y olvidarte de ella por unas horas.
  • El hándicap del idioma a la hora de reparar la moto (aunque en Vietnam la cosa es bastante más sencilla)
  • Las inclemencias meteorológicas te pueden fastidiar una jornada de viaje.
  • Eres un blanco fácil para la policía y/o agentes fronterizos para intentar sacarte un sobresueldo.

La moto no pinta bien y a ver como nos entendemos con el mecánico…

Como veis, es factible realizar una ruta en moto por Asia sin mayores problemas. Eso sí, con cabeza, siendo prudentes y con algo de organización para no hacer kilómetros innecesarios.

Somos Alba e Ignasi creadores de Gazpacho y Mochila. Un blog para degustadores de viajes y aventureros de la gastronomía.

Related Posts

Comments (4)

  1. ¡Estoy de aceurdo en todo, nosotros la cogimos en Bali y le hicimos unos 1000km en 10 días! Los locales flipaban cuando lo contábamos, eso sí, mi culo bien dolorido!

  2. May 10, 2017

    Me ha gustado mucho leer vuestra experiencia que es nueva para mi porque nunca he visitado estos lugares tan lejanos. Puedo deciros que he hecho casi toda Europa con nuestra W y a nuestro aire; todo idílico si no tienes avería. Las fotos muy bonitas. Felicitats, Ignasi, Alba i Ryoga per aquest viatge.

    • May 15, 2017

      A nosotros nos ha gustado mucho que nos hayas acompañado estos días por instagram y que, aun que sea un poco, hayamos podido transportarte por estos países que dices tan lejanos 🙂
      Nosotros te envidiamos porque también nos gustaría descubrir toda Europa a nuestro aire! Pero, no sé porqué, a todos nos da por irnos los más lejos posible cuando también tenemos cosas increíbles a ‘tiro de piedra’ 😛

      Una forta abraçada Elvira!

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies