Trosky, el héroe del refugio de Sant Adrià de Besòs

Trosky, el héroe del refugio de Sant Adrià de Besòs

El héroe del Refugio antiaéreo de Sant Adrià de Besòs

Sonaba la sirena. Las Pavas se acercaban en formaciones de siete y por el zumbido de su motor venían con mucha carga. En Plà de Besòs, la gente corría al refugio para estar a salvo y aunque estaban bajo tierra y protegidos, su mente se quedaba fuera pensando con terror en la familia que faltaba, en el amigo que dejaban allí arriba, en su casas…

A esa gente que estaba fuera muchas veces no les daba tiempo a llegar al refugio antes que la sombra de la Pava, negra y mortal, se cerniera sobre ellos. Y tumbados en los campos de siembra, refugiados en sótanos o refugios caseros esperaban a que la sombra de la muerte pasara.

Aunque los había de más curiosos, más atrevidos, más inconscientes. Una inconsciencia, atrevimiento o necesidad, que llevaba a estos niños incluso a vender las bombas que no explotaban como chatarra, jugándose la vida ya que les podía explotar en cualquier momento. Bombas que podían llegar a pesar hasta 250Kg y dejar un socabón de hasta 10 metros de profundidad. También se vendían otras más pequeñas, como las incendiarias de napalm que te abrasaban vivo y que fueron probadas por primera vez aquí, en la Guerra Civl, contra civiles. Una inconsciencia que hacía subir a los terrados a ver a la Pava pasar. Una inconsciencia, atrevimiento o necesidad, que llegaba al extremo de esperar a que cayera una bomba en el campo para ir a recoger las patatas que salían despedidas ya cocidas a causa la explosión.

Durante el año 38, en mitad de la Guerra Civil Española, quedarse fuera del refugio se volvió mucho más peligroso puesto que los bombardeos del ejército fascista se intensificaron y muchas veces a los vecinos que permanecían en los campos, la metralla de las bombas les daba muerte.

Barcelona junto con sus alrededores, fue la primera ciudad en la historia en ser bombardeada con el objetivo de matar y atemorizar a la población. Plà de Besos, no se quedó al margen. Con el fin de alcanzar las centrales térmicas de su playa, los bombardeos se sucecían día y noche y no siempre la sirena daba la alarma a tiempo. Pero por aquél entonces existía un ángel protector que aparecía en ese momento de necesidad.

En aquellos días campaba por las calles de Plà de Besòs un perro callejero que se llamaba Trosky, quizás por la gran cantidad de afiliados a la CNT-FAI que vivían en la zona. Cuando las sirenas no daban la alarma a tiempo de la llegada desde Mallorca de l’Aviazzione Legionaria Italiana (casi siempre por la noche), e incluso mucho antes de que lo hicieran las sirenas, el rumor de los motores de las Pavas, como llamaban a los Savoia Marchetti SM-79, llegaba a los oídos de Trosky. Y era entonces cuando, con su pañuelo rojo y negro del sindicato anarquista, se ponía a ladrar de arriba y abajo por las calles del pueblo alertando de la llegada de los aviones bombarderos.

<<Trosky está ladrando! Todos al refugio!>> gritaban los vecinos. Y así, hasta el fin de la guerra, el vecindario acudía al refugio antiaéreo de la Plaça Macià y esperaba bajo tierra hasta que pasaba el terror alado.

Acabada la Guerra Civil, la aviación franquista volvió a sobrevolar los cielos de Plà de Besòs pero no lanzó bombas. Esta vez dejaron caer trozos de pan, “espardenyes” de esparto y unas octavillas con un mensaje que decía: <<Comeos el pan, que no está envenenado, y calzaos, porque vais a correr>>. Empezaba una dura represión y el sonido de las pavas cambió por el de las ráfagas de disparos y tiros de gracia llegados desde el campo fusilamiento del Campo de la Bota, a un kilómetro de distancia. Otra sombra se cernía sobre Plà de Besòs.

Pasados los tiempos de la guerra, Trosky murió y la gente del pueblo quiso enterrarlo con su dueño. Lo que hoy en día puede resultar algo de lo más sencillo, por aquél entonces sumidos en la posguerra, profanar una tumba para enterrar un animal en campo santo, era todo un acto de valentía. Después de mucho intentarlo y después de muchas horas de cuartelillo, consiguieron que Trosky descansara en paz junto a su amo para siempre.

Los vecinos, quisieron inmortalizar su heroicidad para el resto de los tiempos y en una pared del centro del refugio, en el corazón de este, está grabada la huella de Trosky, el héroe de Plà de Besòs que tantas vidas salvó.

trosky-sant-adria

La visita al Refugio antiaéreo de Sant Adrià de Besòs

Esta historia y otras muchas más las sabemos gracias a Jordi Vilalta, el guía de nuestra visita al Refugi Antiaeri de Sant Adrià de Besòs. Escultor de profesión, historiador por vocación y perfecto conocedor de los sucesos históricos de la época, Jordi, te transporta al Plà de Besòs (actual Sant Adrià de Besòs) de la Guerra Civil.

refugio-sant-adria-de-besos-placa-macia

Refugio antiaéreo de Sant Adriá de Besòs

De la mano de Jordi, la historia del refugio es contada con pasión a través de la voz silenciosa de los vecinos supervivientes de aquéllos días, niños y niñas entonces, despertando la llama de esas voces para que nunca jamás queden en olvido, como podemos ver este vídeo obra suya, un documento de un valor grandioso.

  • Duración de la visita: 1:30 min
  • Cómo llegar:
    • TRAM Línea T5 Parada Sant Joan Baptista (2 minutos andando).
    • Metro Línea 4 Artigues Sant Adrià (10 minutos andando).
    • Renfe: Línea R1, parada Sant Adrià de Besòs (2 minutos andando).
  • Horarios:
    • Visitas guiadas: De lunes a viernes, de 10h a 15h. Tardes de martes y jueves de 17h a 19h. Incluye el pase del film Els nens del Pla de Besòs
    • Visitas libres: El último domingo de cada mes, entre las 11h y las 14h (los meses de diciembre y agosto el Refugio está cerrado)
  • Todas las visitas son gratuitas.
  • Para visitar el Refugio antiaéreo de la placeta Macià:
    • Teléfono de contacto: 609033867
    • Mail: jvilalta.pmi@gmail.com
  • Más información en refugiart.net

Desde Barcelona Travel Bloggers queremos resaltar el gran trabajo del Proyecto de Dinamización del Refugio antiaéreo de la placeta Macià y darles las gracias por difundir esta información y este mensaje tan y tan valioso por el simple hecho de que quede perpetuado en la memoria de todos. Y además de hacerlo accesible en igualdad de condiciones económicas y culturales para todo el mundo, el refugio está adaptado para personas con movilidad reducida. Una visita más que recomendable.

Un diez.

Viajandonuestravida.com un blog de viajes donde mostramos como viajamos y colaboramos en proyectos sociales por el mundo.

Related Posts

Comments (6)

  1. Oct 11, 2016

    Un post genial Manel, felicidaded.

  2. Oct 11, 2016

    La memoria histórica es algo que tienr que estar al servicio del ciudadano. El proyecto de Dinamización del Refugio antiaéreo de Sant Adrià de Besós hace una gran labor para preservar la memoria de los santadrianenses. En el post lo explicas muy bien. Felicidades!

  3. Oct 11, 2016

    Que bonito!!! Me encanto el relato! Que ganas tengo de ir al refugio!!!! Visca Trosky!!!

  4. Oct 11, 2016

    muy interesante post, un relato increible!

  5. Oct 11, 2016

    Un fantástico post. En ocasiones nos olvidamos de nuestra historia es bueno que nos los recuerden… Gracias!!

  6. gazpachila
    Oct 19, 2016

    Después de leer el post todavía nos da más rabia no haber podido asistir! Gran trabajo chicos!! 🙂

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies