Así fue la excursión a Vall de Núria en el #BcnTB4

Así fue la excursión a Vall de Núria en el #BcnTB4

Durante el #BcnTB4, el 4º aniversario de Barcelona Travel Bloggers, hubo grandes momentos: la #BcnTBRunBrussels, los #PremiosConB y, cómo no, las actividades del domingo. Gracias a ellas, los bloggers que asistieron a este fin de semana lleno de sorpresas pudieron conocer mejor Barcelona y sus alrededores. Es el caso del grupo que fue hasta Vall de Núria, en el Pirineo Catalán.

Esta excursión era una de las más completas, ya que aunaba naturaleza y cultura. Algunos de los que se apuntaron ya habían estado; para otros era nuestra primera vez allí. Pero si algo teníamos claro todos era que pasaríamos un día muy agradable. La contrapartida era que esta actividad suponía madrugar mucho, ya que al situarse en los Pirineos, había que viajar en tren durante varias horas hasta nuestro destino.

Así que después de un intenso primer día de aniversario, llegó el domingo y, con él, el madrugón. Aunque todos teníamos algo de sueño y necesitábamos un café para comenzar el día, también teníamos mucha ilusión y muchas ganas de pasar el día en la montaña. Eran las 07:30 de la mañana, y allí estábamos, en Plaza Cataluña, el grupo de bloggers que compartiríamos la aventura de Vall de Núria: Viajar Lo Cura Todo, Xperimentando, De pronto a bordo, Mochileros de Viaje, Jordi Canal, Pasea Mundos, El Próximo Viaje y Viajes e ideas.

Foto de grupo bloggers en Vall de Núria

En tren hacia Vall de Núria

Gracias a la colaboración de Renfe, pudimos tomar el tren que nos llevaría desde el centro de Barcelona hasta la estación de Ribes de Freser. Este pequeño pueblo es el centro económico de Vall de Ribes, la puerta de entrada a los Pirineos, así como el punto de partida para llegar a Vall de Núria.

Para acceder hasta el valle solamente se puede hacer de dos maneras: a pie o en tren cremallera. En esta ocasión tenemos que agradecer a FGC por su colaboración, ya que nos invitaron a tomar el tren cremallera para salvar el desnivel de casi 1000 metros que hay entre las estaciones de Ribes de Freser y Núria.

A medida que el cremallera iba escalando la montaña, los paisajes se iban tornando más y más bonitos. No podíamos dejar de mirar por la ventana, hacer fotografías y vídeos y twittear lo maravillados que estábamos con ese regalo para la vista. Y así fue cómo en este momento confirmamos lo que sospechábamos: pegarse el madrugón ¡había merecido mucho la pena!

Llegamos a Vall de Núria

Tras unas tres horas de viaje, y una vez completado el recorrido en tren y en cremallera, llegamos a Vall de Núria. El paisaje era de postal: altas montañas con prados verdes, un lago con barquitas y niños chapoteando en el agua y, en el centro de todo, el imponente monasterio. ¡No podíamos estar más encantados con lo que veíamos!

Antes de comenzar con la visita guiada por el valle, tomamos el telecabina que nos llevaría aún un poco más alto, hasta el Pic de l’Aliga. Desde allí la vista es más espectacular si cabe, y no pudimos evitar sentirnos como Heidi cuando descendíamos a pie hasta la zona del monasterio de nuevo.

Pic de l'Aliga, Vall de Núria

Después llegó la visita guiada, en la que descubrimos muchos secretos de Vall de Núria. Por ejemplo, que es un valle sostenible y que han logrado tener la certificación ISO 14.001 de autosuficiencia energética, o que aquí se redactó en 1931 el primer estatuto de autonomía de Cataluña.

Aunque si por algo es conocido este lugar es por su tradición religiosa. No se sabe cuándo se fundó el monasterio, pero sí que desde hace siglos éste ha sido un lugar de peregrinaje.

La olla, la cruz y la campana

Los tres elementos icónicos de Vall de Núria son la olla, la cruz y la campana, y no fueron escogidos al azar. Cuenta la leyenda que San Gil, un ateniense que llegó hasta el valle tras un naufragio, talló en una cueva la imagen de la Virgen. Convirtió esta cueva en su humilde morada, así como en un lugar de reunión para los pastores de la zona, quienes llegaban hasta aquí para escuchar las misas del santo, rezar a la Virgen, venerar la cruz y compartir una comida. Cuando se fue del valle, San Gil dejó escondidos tras una roca la cruz, la olla con la que preparaba las comidas y la campana con la que llamaba al rezo a los pastores.

Siglos más tarde, un peregrino llegó hasta el valle en busca de la imagen de la Virgen y la encontró, junto con estos pequeños tesoros, dando origen así a la capilla de San Gil. En ella, hoy en día, se pueden observar la imagen del santo, así como muchas placas con el nombre “Núria”, correspondiente a mujeres que se llaman así en honor a la Virgen.

La Vírgen de Núria se encuentra en el monasterio, y es una talla con muchos siglos de antigüedad. En el monasterio hay, además, un lugar donde se pone en práctica una curiosa creencia. Las parejas que no pueden tener hijos acuden a Núria en busca de la fertilidad. Para ello, los famosos elementos de Vall de Núria juegan un papel importantísimo: la mujer debe meter la cabeza en la olla y el hombre debe dar golpes a la campana (tantos como hijos deseen), todo ello presidido por la cruz.

Olla y campana, Vall de Núria

Caminata a Queralbs

Tras disfrutar del valle y conocer muchos de los secretos que encierra, decidimos realizar una actividad más y hacer parte del regreso caminando. Tomamos el Camí Vell (Camino Viejo), que es la ruta de peregrinaje que conecta Núria con el pueblo de Queralbs. Nos habían comentado que se tardarían unas dos horas en completar los 7 kilómetros de recorrido y, aunque nos llevó algo más de tiempo, lo cierto es que nos encantó. Por el camino pudimos ver paisajes impresionantes ¡e incluso cascadas!

Cascada Vall de Núria

Una vez llegamos a Queralbs, tomamos de nuevo el tren cremallera, esta vez en dirección a Ribes de Freser, donde cogeríamos el tren de vuelta a Barcelona. Fue un día muy divertido, en el que disfrutamos de los paisajes, reímos con los compañeros y conocimos un rincón de ensueño en los Pirineos. ¡No pudo haber mejor broche final para el #BcnTB4

Desde pequeña me ha encantado viajar, hasta el punto de no dormir la noche anterior a las vacaciones en la playa por la emoción. Ahora que ya estoy más crecidita, aprovecho cualquier oportunidad para escaparme a ver mundo y contar mis experiencias en mi blog: viajeseideas.com

Related Posts

One Comment

  1. Jul 11, 2017

    Encantada de que te haya gustado este trocito de mi tierra. La Vall de Núria es un lugar emblemático para los catalanes y sus paisajes acogen con todo el cariño a los viajeros que quieran visitarlo. La travesía de Núria a Queralbs es todo un clásico para los montañeros y senderistas.
    También me ha gustado que os contaran estas pequeñas tradiciones y leyendas que hay a su entorno. ¿Te fijaste en la talla de la Virgen? Es muy bonita. Si seguís por estos lugares en invierno tenéis que regresar cuando el valle esté cubierto de nieve.Saluditos

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies